Soneto XLIV (Pablo Neruda)

Soneto XLIV
(Pablo Neruda)

De las estrellas que admiré, mojadas
por ríos y rocíos diferentes,
yo no escogí sino la que yo amaba
y desde entonces duermo con la noche.

De la ola, una ola y otra ola,
verde mar, verde frío, rama verde,
yo no escogí sino una sola ola:
la ola indivisible de tu cuerpo.

Todas las gotas, todas las raíces,
todos los hilos de la luz vinieron,
me vinieron a ver tarde o temprano.

Yo quise para mí tu cabellera.
Y de todos los dones de mi patria
sólo escogí tu corazón salvaje.

Em Cien Sonetos de Amor/ Pablo Neruda, Editorial Losada S.A.,
Buenos Aires (AR), 7ª edição,1972, pág. 58.

Você pode gostar...

Send this to a friend